Edificio de ocho plantas en el barrio de San Honorato, donde la nueva Ley de Vivienda permitiría construir, sin limitaciones, edificios de la misma altura. | DRAGO CANARIAS

Drago Verdes Canarias propondrá en el Pleno del Ayuntamiento de La Laguna, a través de una moción, la no aplicación de determinados puntos del nuevo Decreto Ley de Vivienda aprobado por el Gobierno de Canarias, con el objetivo proteger a las personas residentes en el municipio lagunero de la masificación y la falta de servicios.

En primer lugar, se solicitará la supresión del punto que permite recalificar locales comerciales para uso residencial sin control, ya que la propia Ley no establece ninguna consideración que ponga límites o condiciones a ese cambio de uso en función de las características de cada área. Esto podría dar pie, por ejemplo, a que se establecieran viviendas en espacios como centros comerciales, sin ningún tipo de dotaciones, servicios o espacios libres.

Además, el actual PGO de La Laguna ya contempla las compatibilidades entre los diferentes usos establecidos, incluidos el residencial en relación con el de oficinas o usos terciarios, haciéndose innecesaria la introducción de nuevas determinaciones que pudieran acabar generando problemas de interpretación.

Por otro lado, el texto de la moción recoge la no aplicación de la recalificación de edificaciones a uso residencial, ya que la Ley no prevé limitaciones a este respecto, lo que previsiblemente elevaría la sobrepoblación de muchos barrios del municipio; barrios que ya de por sí, en ocasiones, carecen de los servicios, dotaciones y espacios libres necesarios para una vida digna.

Asimismo, desde Drago Verdes Canarias se entiende que tampoco procede implementar el punto de la Ley que permite el incremento de la edificabilidad destinada a vivienda en función de si existen edificios de tamaño similar en el entorno. En este sentido, ya hay zonas de La Laguna que cuentan con edificios sobredimensionados, como es el caso de San Honorato, que servirían para aumentar desmesuradamente la altura de las edificaciones en todo el barrio, tensionando más aún la vida diaria de las personas residentes y empeorando los problemas ya existentes; y para las que este apartado de la Ley generaría un caos en cuanto a convivencia, movilidad, infraestructuras disponibles y espacios de uso común.

Y en paralelo, este aumento desmesurado de la altura máxima de los edificios pondría en riesgo el altísimo valor cultural de La Laguna, una ciudad Patrimonio de la Humanidad que destaca por la historia y las peculiaridades arquitectónicas de sus edificaciones y fachadas.

Para finalizar, la moción, que será defendida por el concejal Alberto Rodríguez en la sesión plenaria que se celebrará mañana, jueves 12 de abril, recoge la no aplicación de aquellos preceptos de la Ley que entren en contradicción con la ordenación urbanística y territorial de La Laguna.