Antonio Díaz, candidato de Drago Verdes Canarias, declara que “somos la única autonomía donde las prácticas universitarias son obligatorias”.

El candidato de Drago Verdes Canarias al Cabildo de Gran Canaria, Antonio Díaz, ha denunciado públicamente una “explotación encubierta” en el sistema actual de prácticas universitarias. Díaz afirma que “Canarias es la única comunidad autónoma en que las prácticas universitarias son obligatorias, mientras que en la mayoría de universidades españolas se plantean como opcionales, tal y como defendemos desde Drago Verdes Canarias”.

“Tras la nueva regulación del Estatuto del Becario se sigue aplazando la necesidad de que el estudiantado en prácticas alcance un estatus de mínima protección laboral, así como una remuneración que no parece estar encima de la mesa”, prosigue Díaz, y añade que “no se entiende que el Gobierno de Canarias continúe obligando a los estudiantes de últimos cursos a pasar obligatoriamente por unas prácticas que en todo caso deberían ser opcionales”.

En este sentido, el candidato de Drago Verdes Canarias critica la obligatoriedad de las prácticas universitarias descrita en el BOC en el Decreto 168/2008, de 22 de julio, que “en su artículo 4.1.6 estipula que los estudios de grado han de prever un período de prácticas externas que pueden tener una duración variable no inferior a los 12 créditos y que se han de ofertar preferentemente durante los dos últimos años” y especifica que “incluso la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREUP) comparte nuestros planteamientos con respecto a esta cuestión”.

Díaz continúa señalando que con esta forma de actuar, “las universidades canarias se convierten en aliadas del tejido empresarial, proporcionándoles mano de obra gratuita, en vez de posicionarse del lado de los estudiantes y sus derechos, que con tanto esfuerzo pagan sus matrículas”.

Según concluye Díaz, “las prácticas deben ser remuneradas porque cuando el estudiante llega a la empresa lo hace con una alta formación” y añade que “la muestra está en que cuando un estudiante en prácticas llega a una empresa, normalmente realiza las mismas funciones que cualquier otro trabajador, algo que a los empresarios, y por lo visto a las universidades, les resulta muy rentable”.